El pececillo se zampó a los tiburones

En primer lugar,  ya no es realista considerar a Google como un mero buscador, sino como un medio de comunicación global. La innovación ha sido su estandarte desde que Larry Page y Sergei Brin lo fundasen en 1998. Desde entonces, los usuarios han crecido exponencialmente, en parte, atraídos por el sencillo software de búsqueda que indexa los resultados mediante un algoritmo conocido también como PageRank. Además del motor de búsqueda, Google proporciona numerosas aplicaciones como Google News, un agregador de noticas; Google books; Gmail, un servicio de correo electrónico superior a Hotmail; Google Earth…

Google siempre ha preferido las alianzas o las adquisiciones a las políticas de fusión que predominan en el sector de las comunicaciones. Así es como ha mantenido intacta su identidad. En cuanto a adquisiciones, la más sonada fue la de Youtube en 2006. En cuanto a alianzas, recientemente firmó un acuerdo con Sony para que éste distribuya su catálogo de libros online.

En el aspecto económico, Google se financia primordialmente a través de los anunciantes y los enlaces patrocinados. Es un modelo que ha supuesto un punto de inflexión en el sector. Anteriormente, los anunciantes promocionaban sus productos contratando espacios dentro de las páginas web tradicionales. En la actualidad, la mayor parte de los ingresos publicitarios los acapara Google en su buscador. Cuando realizas una búsqueda, los anuncios aparecen a la derecha y los enlaces patrocinados en las primeras posiciones.

En conclusión, si bien Google ha supuesto un modelo innovador y muy beneficioso para el internauta, además de gratis, también es cierto que genera ciertas incógnitas debido a su envergadura. No es bueno para el mercado que una empresa de comunicaciones adquiera esas dimensiones pues la reacción predecible de las demás serán las fusiones para hacer frente al gigante. Esto limitará la aparición de nuevas empresas favoreciendo los oligopolios en un sector tan importante como los medios de comunicación. El nuevo invento de Google, Fast Flip, aunque muy útil, es solo una cortina de humo para acallar las críticas provenientes de los periódicos online por fagocitar sus contenidos en Google News. Por otro lado, no son nuevas las críticas por no revelar los datos sobre sus usuarios y por la censura que administró en la versión de su buscador en China. La tendencia general observable es que Google es un servicio exquisito para el usuario que amenaza las reglas de la libre competencia del mercado. Esperemos que la claridad que desprende su imagen se corresponda con sus políticas empresariales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: